Violencia Familiar: qué es, causas, consecuencias y más

La Violencia Familiar, es comúnmente denominada abuso doméstico o violencia doméstica. Se define como actos violentos o abuso por parte de un sujeto contra otro en un entorno doméstico. Tiene lugar cuando una persona es cometida por su pareja en una relación íntima, no es exclusiva en las relaciones tradicionales hombre-mujer, también puede ocurrir en parejas del mismo sexo e implicar incluso, niños, padres o ancianos. Interesante tema, sigue leyendo!!

Violencia Familiar

Qué es la Violencia Familiar

A los fines de conocer ampliamente qué es la Violencia Familiar, se agregan diversas formas de violencia en el seno familiar. Por ello se define como Violencia Familiar a cualquier forma de violencia entre los miembros de la familia, que puede involucrar además de la pareja íntima, a los niños y los padres.

También se puede definir como violencia de pareja, abuso doméstico o abuso de relaciones; es un patrón de comportamiento utilizado por una pareja para mantener el poder y el control sobre otra pareja en una relación íntima.

La Violencia Familiar, se conoce bajo algunos términos más o menos similares. Suele denominarse como violencia doméstica o abuso en el hogar; no obstante, cualquiera de sus concepciones apuntan hacia un acto agresivo u otro abuso por parte de una persona contra otra en un entorno familiar, tales como en el matrimonio o la convivencia familiar. (Ver artículo: Causas de Divorcio).

Puede denominarse violencia de pareja cuando dicho acto es cometido por un cónyuge o pareja en una relación íntima contra el otro cónyuge o pareja, y esta puede tener lugar en relaciones heterosexuales o del mismo sexo. Relaciones, o entre ex parejas o compañeros. La Violencia Familiar también puede implicar actos de violencia contra los niños, los padres o los ancianos.

Violencia Familiar

Por todo ello, la Violencia Familiar, puede tomar una variedad de formas, incluyendo abuso físico, verbal, emocional, económico, religioso, reproductivo y sexual; puede ir desde formas sutiles y coercitivas, hasta violaciones maritales y agresiones, como asfixia, golpizas, mutilación genital de la mujer. Así como lanzamiento de objetos y/o ácidos que provocan desfiguración o muerte. Los asesinatos domésticos incluyen lapidación, quema de novia, asesinatos por honor y muertes.

La Violencia Familiar o doméstica no discrimina; todo tipo individuo, de cualquier raza, edad, orientación sexual, religión o género puede ser víctima o perpetrador de violencia doméstica. Puede ocurrirle a las personas casadas, que viven juntas o que están saliendo. Afecta por igual a personas de todos los orígenes socioeconómicos y niveles educativos.

Finalmente, la Violencia Familiar incluye comportamientos dañinos, ya se físicamente, despiertan el miedo, impiden que una pareja haga lo que desean, o los obliga a comportarse de una manera que no desean. Incluye el uso de violencia física y sexual, amenazas e intimidación, abuso emocional y privación económica. Muchas de estas diferentes formas de violencia o abusos, pueden ocurrir en cualquier momento dentro de una misma relación íntima.

Otras definiciones

El primer uso conocido del término Violencia Familiar o doméstica, en un contexto moderno, es decir violencia en el hogar, se dio en un discurso al Parlamento del Reino Unido en 1973.  El término anteriormente se refería principalmente a la violencia desde dentro de un país en oposición a la violencia perpetrada por una potencia extranjera.

Tradicionalmente, la Violencia Familiar o doméstica, se asociaba principalmente con la violencia física. Se usaron vocablos como abuso de la esposa, golpiza a la esposa y maltrato de la esposa, pero su popularidad ha disminuido debido a los esfuerzos por incluir parejas no casadas, abusos que no sean físicos, perpetradores femeninos y relaciones entre personas del mismo sexo.

En la actualidad, la Violencia Familiar se define ampliamente para incluir todos los actos de violencia física, sexual, psicológica o económica, que pueden ser cometidos por un miembro de la familia o pareja íntima. El término violencia de pareja íntima a menudo se usa como sinónimo de abuso doméstico o violencia doméstica, pero se refiere específicamente a la violencia que se produce dentro de una relación de pareja, como:

violencia familiar

  • Matrimonio.
  • Convivencia.
  • Parejas íntimas que no conviven.

A estos grupos, la Organización Mundial de la Salud (OMS), agrega conductas de control como una forma de abuso. La violencia de pareja íntima se ha observado en relaciones entre personas del mismo sexo y opuestas, en la primera instancia, tanto hombres contra mujeres, como mujeres contra hombres.

En tanto, la Violencia Familiar es un término mucho más amplio, que a menudo se utiliza para incluir el abuso infantil, el maltrato a personas mayores y otros actos violentos entre los miembros de una familia.

En tal sentido, en 1993, hubo un argumento de las Naciones Unidas sobre la erradicación de actos violentos contra la Mujer definió la Violencia Familiar o doméstica como violencia física, sexual y la psicología de la familia, incluido el maltrato escolar, el abuso sexual de niñas(o) en el hogar, violencia relacionada con la dote, violación conyugal, mutilación genital femenina y otras prácticas tradicionales perjudiciales para la mujer, violencia no conyugal y violencia relacionada con la explotación.

violencia familiar

En una forma más amplia, la Violencia Familiar puede incluir todo tipo de abusos y maltratos que generan el horror dentro de la familia, tales como:

  • Asalto físico: cuando una persona usa la fuerza física contra otra.
  • Sexual: cualquier forma de actividad sexual forzada o no deseada.
  • Verbal: incluye gritos de enojo, declaraciones frías diseñadas para humillar a una persona.
  • Emocional: no deja cicatrices físicas, puede tener un gran impacto en la salud mental de una persona.
  • Financiero: prohibir a su pareja trabajar o gastar su salario.
  • Facilitado por la tecnología: dominar por medio de uso de la misma.
  • Social: como aislar a alguien de sus amigos y familiares.
  • Espiritual: impidiendo que alguien practique su religión.

Historia de la Violencia Familiar

La Violencia Familiar o doméstica, tiene una historia de larga data, pues ya a mediados del siglo XIX, la mayoría de los sistemas legales consideraban a la esposa como un ejercicio válido de la autoridad del marido sobre su esposa. Una excepción, sin embargo, fue el Cuerpo de Libertades de los colonos de la Bahía de Massachusetts en 1641, que declaró: que una mujer casada debería estar libre de correcciones corporales o rayas por parte de su esposo.

La agitación política y la corriente feminista ocurrida en una primera ola durante el siglo XIX, produjeron algunos cambios, tanto en la opinión popular como en la legislación sobre la Violencia Familiar, pero solo desde el punto de vista de la vida doméstica en el Reino Unido, los Estados Unidos y otros países. Posteriormente, en 1850, Tennessee se convirtió en el primer estado en los EE.UU en prohibir explícitamente la golpiza a la esposa.

Seguidamente, le siguieron otros estados, pues en 1878, mediante la Ley de Causas Matrimoniales del Reino Unido se hizo posible que las mujeres de ese país, buscarán la separación legal de un esposo abusivo. Luego a finales de la década de 1870, la mayoría de los tribunales en los Estados Unidos habían rechazado el derecho reivindicado de los esposos a disciplinar físicamente a sus esposas. (Ver artículo: Escuela Para Padres).

A penas en el siglo XX,  era común que la policía interviniera en casos de Violencia Familiar o doméstica en los Estados Unidos, pero los arrestos seguían siendo pocos y para nada frecuentes.

Y esa respuesta de la justicia ante un evento de Violencia Familiar, ha sido una constante e la mayoría de los sistemas legales de todo el mundo; apenas desde 1990 en adelante, la violencia doméstica se ha abordado, de hecho, antes de finales del siglo XX, en la mayoría de los países había muy poca protección en la ley o en la práctica, contra la violencia doméstica.

Violencia Familiar

Fue para el año de 1993, que la ONU publicó algunas estrategias para enfrentar la violencia doméstica, a través de un manual de recursos.

No obstante, dicha publicación instó a los países de todo el mundo a tratar la Violencia Familiar, llamada violencia doméstica, como un acto delictivo; declarando que el derecho a una vida familiar privada, no incluye el derecho a abusar de los miembros de la familia y reconoció que, en el momento de su redacción, la mayoría de los sistemas legales estaban fuera del alcance de la ley de la familia.

Para entonces, la ONU describía con aceptación que la disciplina física de los hijos estaba permitida y, de hecho, alentada en muchos sistemas legales, así como en un gran número de países se permite el castigo físico moderado de una esposa o, si no lo hacen ahora, lo han hecho en los últimos 100 años. Una vez más, la mayoría de los sistemas legales no criminalizan las circunstancias en las que una esposa se ve obligada a tener relaciones sexuales con su esposo en contra de su voluntad.

De hecho, en el caso de violencia contra las esposas, existe la creencia generalizada de que las mujeres provocan, pueden tolerar o incluso disfrutar de un cierto nivel de violencia por parte de sus cónyuges. Al respecto, hay una ilustración de Cent Proverbes (1845) de JJ Grandville, titulada Qui aime bien châtie bien, que describe muy bien tal posición, ya que la traducción de este título significa: quien ama bien, castiga bien. por tanto, el hombre, en nombre del amor, puede maltratar a su cónyuge o su pareja.

violencia familiar

No por nada, en las últimas décadas, ha habido un llamado para dar fin a la impunidad legal sobre la Violencia Familiar o doméstica, una impunidad basada a menudo en la idea de que tales actos son privados. El Convenio de Estambul por su parte, es la primera herramienta legal vinculante en Europa, que trata la Violencia Familiar, doméstica y la violencia contra las mujeres.

Esta convención busca poner fin a la tolerancia, en la ley o en la práctica, de la violencia hacia y con las mujeres así como la violencia doméstica. En su informe explicativo, reconoce la larga tradición de los países europeos de ignorar, de jure o de facto, estas formas de violencia. (Ver artículo: Conflictos entre Padres e Hijos).

Para ello, se señala que hay varios ejemplos de prácticas pasadas en los estados miembros del Consejo de Europa, que muestran que se hicieron excepciones al procesamiento de tales casos, ya sea en la ley o en la práctica, si la víctima y el perpetrador fueron, por ejemplo, “casados ​​entre sí o habían estado en una relación.

El ejemplo más destacado es la violación dentro del matrimonio, que durante mucho tiempo no había sido reconocida como violación debido a la relación entre la víctima y el autor.

 Violencia Familiar

Contra la Violencia Familiar se han dado algunos pasos, muy cortos, pero ha prestado mayor atención a algunas formas específicas de violencia doméstica, conocida hoy día como Violencia Familiar o doméstica, en su acepción general; como son los casos de crímenes cometidos en nombre de honor, muertes por dote y matrimonios forzados.

Así por ejemplo, en las últimas décadas, India ha realizado esfuerzos para reducir la violencia de la dote, mediante la Ley de Protección de las Mujeres contra la Violencia Doméstica (PWDVA, por sus siglas en inglés), fue promulgada en 2005, después de años de defensa y movimientos de activismo por parte de las mujeres organizadas para su defensa y protección. (Ver artículo: Amor entre Padres e Hijos).

También se subrayan, los crímenes de pasión, que ocurren principalmente en América Latina, una región que tiene un historial de tratar tales asesinatos con extrema indulgencia, también ha llegado a la atención internacional. En 2002, Widney Brown, argumentó que existen similitudes entre las dinámicas de los crímenes de pasión y los cometidos por honor.

En este sentido, afirma el defensor de los derechos humanos, que tales crímenes llamados de pasión, tienen una dinámica similar, similar a los cometidos por honor, pues, ambos se hacen para honrar los asesinatos en que las mujeres son asesinados por miembros masculinos de la familia, y los crímenes son percibidos como excusables o comprensibles.

De igual forma, históricamente, los niños tenían pocas protecciones contra la violencia por parte de sus padres, y en muchos lugares del mundo, este sigue siendo el caso. Por ejemplo, en la Antigua Roma, un padre podía matar legalmente a sus hijos. Muchas culturas han permitido a los padres vender a sus hijos a la esclavitud . El sacrificio de niños también era una práctica común.

El maltrato infantil como parte de la Violencia Familiar, comenzó a llamar la atención generalizada con la publicación del Síndrome del niño maltratado, del psiquiatra pediátrico C. Henry Kempe. Antes de esto, las lesiones en los niños, incluso las fracturas óseas repetidas, no eran comúnmente reconocidas como resultado de un trauma provocado.

En cambio, los médicos a menudo buscaron enfermedades óseas no diagnosticadas o las cuentas de los padres aceptadas de hechos accidentales, como caídas o agresiones por parte de matones del vecindario.

Cualquiera sea el caso de Violencia Familiar, el fin siempre será el mismo por parte de quien lo perpetra, en cualquier lugar del mundo, y cualquier clase social; pues, este busca el poder y el control abusivos, es la forma en que una persona abusiva gana y mantiene el poder y el control sobre otra persona para someter a la víctima a abuso psicológico, físico, sexual o financiero, no importan la motivación, todas son dañinas para la sociedad y la familia.

Violencia Familiar

Características

Una de las características principales de la Violencia Familiar, siempre está determinada por el comportamiento del agresor, quien desea tener el poder y el control de su víctima, que por lo general se controla con abuso, controlando el comportamiento; también está el control coercitivo. Por tanto es la forma en que una persona abusiva gana y mantiene el poder y el control sobre otra persona para someter a la víctima a abuso en cualquiera de sus formas: psicológico, físico, sexual o financiero.

Las motivaciones del abusador son variadas y pueden incluir la devaluación, la envidia, la ganancia y la gratificación personal, la proyección psicológica, o simplemente por el placer de ejercerlo. Para ello manipulan y abusan a sus víctimas con una gama de tácticas, incluyendo el refuerzo positivo, elogiando, encantando de modo superficial, adulando con un bombardeo de amor, sonrisas, regalos, atenciones.

Pero además, pueden hacerlo, mediante el refuerzo negativo, intermitente o reforzamiento parcial con castigos psicológicos, como molesto, tratamiento silencioso, insultos, amenazas, intimidación, chantaje emocional, viajes de culpabilidad, falta de atención, etc, así como el uso de tácticas traumáticas, como el abuso verbal o la ira explosiva. (Ver artículo: Relaciones Familiares).

Violencia Familiar

Así, la relación o vinculo traumático, puede ocurrir entre el abusador(a) y la víctima como resultado de ciclos continuos de abuso y/o violencia alternando el refuerzo de recompensa y castigo, generando vínculos emocionales poderosos que son resistentes al cambio y un clima de miedo. Se puede intentar normalizar, legitimar, racionalizar, negar o minimizar el comportamiento abusivo o culpar a la víctima por ello.

En cuanto a las características propiamente dicho, existen tanto para quien ejerce la Violencia Familiar, como para el agredido(a). Es decir, tanto el agresor como la víctima de la Violencia Familiar comparten una serie de aspectos que los hace más o menos vulnerables según la situación. Seguidamente se mencionan algunas de ellas:

Del agresor(a)

  • Presenta desajustes en su autoestima.
  • Tiene dificultad para expresar su afecto hacia los demás.
  • Posee dificultad para controlar su ira y su impulsividad.
  • Por lo general es una persona celosa.
  • Es una persona insegura.
  • Eventualmente, puede tener problemas con la ingesta de alcohol y otras sustancias.
  • Es un individuo emocionalmente inestable.
  • Posee una personalidad inmadura.
  • No atiende sus deberes con la familia.

violencia familiar

Por lo general los agresores son producto o hijos de violencia o maltrato durante su niñez o adolescencia. Por tanto, repitan el mismo modelaje  en la conducta que experimentaron en el pasado y, que presentan ciertos trastornos psicológicos. (Ver artículo: Comunicación Familiar).

De la víctima

  • Pueden tener una conducta algo tímida y sumisa.
  • Puede mostrar inseguridad de sus capacidades e independencia, por tanto se convierte en una persona dependiente en casi todos los ámbitos, sobre todo el económico.
  • Por lo general tiene baja autoestima.
  • Es temerosa, y no son capaces a solicitar ayuda.

Existen otras características, que se han legitimado en la sociedad como una forma de ejercer control y resolver conflictos dentro del eje familiar, así como las consecuencias nefastas de la Violencia Familiar; razón por la cual los estados deben intervenir. Tales características son:

El poder es siempre sobre alguien situado en una posición de subordinación: puede ser cualquiera de los miembros de una familia; cónyuge, hijos, abuelos, etc.

Tiene lugar principalmente en un ámbito sentimental: de allí se deriva un efecto importante, como es la impotencia de plantear la situación, enfrentar el problema y poner fin al abuso con igual claridad y energía que si fuera un acto de un tercero ajeno a la familia, ya que los afectos involucrados impiden tal objetividad, y en muchas ocasiones, perciben la violencia como un mal necesario.

Se vive en forma cíclica y progresiva: en efecto, la Violencia Familiar por lo general consta de 3 etapas de interacción entre el agredido y el agresor, las mismas que se llevan a cabo como un círculo vicioso y que avanza cada vez más. Es un ciclo enteramente corto, cuyas fases son:

  • La acumulación de tensión: aumenta la tensión expresada en una actitud agresiva, suele ser con cosas no individuos, como lanzar puertas, destruir cosas, etc. Posteriormente la violencia es hacia la familia, donde tiene lugar el abuso con palabras inadecuadas y psicológico, mientras que el sujeto agredido procura cambiar la actitud a fin de evitar nuevos eventos, manteniendo la casa más limpia, niños callados, acatando las reglas, etc.

En este doloroso proceso, la víctima empieza a sentirse responsable del maltrato, en tanto que el agresor trata de controlar todo lo que puede, aislando al agredido  de sus parientes y amigos.

Violencia Familiar

  • Actos de violencia propiamente: tiene lugar debido a la aparente necesidad de dejar fluir las tensiones almacenadas por parte del abusador que decide dónde y cómo se darán los episodios, lo que se traduce en que la tensión y el estrés desaparecen, relajándolo, mientras genera susto y confusión por la la experiencia vivida.
  • Conducta de arrepentimiento, también conocida como luna de miel: es el lapso de calma, señales amorosas y cariñosas, donde normalmente el agresor se hace responsable por el episodio que provocó, dándole esperanzas a su pareja con promesas de cambio o rectificación de sus conductas. (Ver artículo: Cómo Tener un Matrimonio Feliz).

El circulo continuará por mucho tiempo, cada etapa es distinta, y cada vez más breve el período de almacenamiento de tensiones y mucho más a menudo los eventos de violencia, lo que a su vez se traduce en un lapsos de arrepentimiento más cortos, ya que la violencia constituye un ciclo vicioso, por lo general, creciente que impide enfrentar con éxito los casos puntuales.

El agresor paulatinamente demuestra mayor agresividad e intensidad en la misma. Lo que al inicio sólo era una agresión verbal, luego será física, fijando un modelo conductual continuo e inalterable que puede prolongarse por años si la víctima reúne las condiciones de dependencia emocional, económica y/o de algún otro tipo para ello.

violencia familiar

En muchas ocasiones, las parejas se pasan en un verdadero círculo agresivo y reconciliaciones que sólo culminará cuando la víctima muera o el agresor, abandono definitivo del agresor, o asuma el control de su destino e independencia, cuestión esta última, que resulta más difícil con el tiempo.

Constituye un tema de interés social: no solamente debido al respeto y protección que se debe proporcionar a los miembros de la sociedad, sino además, por el debido a las consecuencias en el entorno del sujeto, como la ausencia al trabajo y la escuela, enfermedades, delincuencia juvenil, juicios de separación, divorcios, etc.

Síntomas de la Violencia Familiar

La Violencia Familiar, no siempre es tan obvia como se podría pensar. Tal situación se debe a que la violencia doméstica, consiste en controlar la mente y las emociones de alguien tanto como causar daños físicos. Ser abusado puede dejar asusto y confusión. Por tanto, puede resultar difícil ver las acciones de la pareja por lo que realmente son.

Violencia Familiar

Por lo general, el abuso físico no es lo primero, por lo tanto, no constituye el primer síntoma per se. La Violencia Familiar puede desarrollarse lentamente. Una reprimenda aquí o allá. Una extraña excusa para mantener a la pareja o al otro alejado de familiares o amigos. La violencia a menudo aumenta una vez que logran separar a la víctima o víctimas de otras personas. Para entonces, están atrapados.

Se tienen entonces unos síntomas variados que pueden alertar de forma temprana para evitar males mayores, o el dominio total del otro, a tales fines dejaremos algunos síntomas o señales de posible Violencia Familiar:

Sensación de miedo a la pareja: este síntoma es una gran bandera roja. Puede tener miedo de decir lo que piensa, de plantear ciertos temas o de decir no al sexo. No importa la razón, el miedo no tiene lugar en una relación sana.

Tener la sensación de estar siendo abusado(a): hay muchas posibilidades de que lo haga, y vale la pena obtener ayuda. Se debe tener esto en cuenta cuando se tengan estos signos:

Violencia Familiar

  • La o el compañero acosa, amenaza o te controla.
  • Constante acusación de tener un romance fuera del hogar.
  • Culpa a la víctima por el abuso.
  • Hace criticas constantes, de lo que dice y hace la víctima.
  • Decide qué debe ponerse la pareja y cómo debe lucir.
  • Realiza amenazas con matar a la víctima, los hijos, padres, o alguien cercano.
  • Lanza cosas o golpea las paredes cuando está enojado.
  • Propina grito y hace sentir pequeña a la víctima.
  • Baja autoestima.
  • Extremadamente dócil.
  • Actitud y comportamiento temeroso.
  • Cambios en los hábitos de sueño (dormir demasiado o no lo suficiente).
  • Muestras de agitación, ansiedad, o aprehensión constante.
  • Desarrollar un problema de drogas o alcohol.
  • Síntomas de depresión.
  • Pérdida de interés en las actividades diarias.
  • Habla del suicidio o intenta suicidarse.

Violencia Familiar

En cuanto al aspecto económico, también puede ejercerse Violencia Familiar, cuando:

  • Mantiene el control sobre el efectivo y tarjetas de crédito.
  • Le asigna un subsidio y le hace explicar en qué lo gasta.
  • Impide trabajar en lo que se quiera o decida.
  • Extrae dinero de bolsos, carteras, o a los amigos de la víctima.
  • Limita el dinero para las necesidades básicas, como comida y ropa.

Actitud frente a familiares y amigos: 

  • Mantiene un registro cercano de dónde va la pareja y con quién.
  • Debe pedir permiso para ver a amigos y familiares.
  • Avergüenza a la víctima frente a los demás, y hace querer evitar a las personas.
  • Es reservado y distante.
  • Evita salidas a actividades que usualmente disfrutarán o disfrutaban juntos.
  • Cancela citas o reuniones familiares  o con amigos, en el último minuto.
  • Exhibe privacidad excesiva con respecto a su vida personal o la persona con la que tiene una relación.
  • Comienza a aislarse al cortar los contactos con amigos y familiares. (Ver artículo: Matrimonio Fracasado).

Violencia Familiar

Violencia física:

  • Abandona a la víctima en un lugar que no conoce.
  • Amenaza o ataca con armas.
  • Impide que se alimente, dormir o recibir atención médica.
  • Le encierra dentro o fuera de la casa.
  • Golpea, empuja, patea, muerde o tira del pelo.
  • Ojos negros.
  • Labios rotos.
  • Marcas rojas o púrpuras en el cuello.
  • Muñecas torcidas.
  • Moretones en los brazos.

Abuso sexual:

  • Obliga a la pareja a tener relaciones sexuales.
  • Obliga a vestir de forma sexual a la pareja.
  • Sensación de culpa, por creer que la pareja le debe sexo.
  • No usa condones u otros métodos anticonceptivos.

Algunos síntomas o  señales de que alguien está siendo abusado (cualquier miembro de la familia, como padres, hijos, abuelos), para ello esté atento a cosas como:

  • Excusas para lesiones.
  • Cambios de personalidad, como baja autoestima en alguien que siempre tuvo confianza.
  • Constantemente está comprobando con su pareja.
  • Nunca tiene dinero a la mano.
  • Muy preocupado por complacer a su pareja, a la madre, al padre, etc.
  • Omitir salidas al trabajo, a la escuela o eventos sociales sin una razón clara.
  • Usar ropa que no se adapte a la temporada, como mangas largas en verano para cubrir moretones.

¿Los síntomas de Violencia Familiar es diferente para los hombres?; pues no, a menudo son los mismos. Y eso es cierto, si la pareja abusiva es una mujer u otro hombre. Puede ser emocional o verbal, como quitar las  llaves, medicamentos u otros elementos esenciales. O cosas como exponer a la pareja, constantemente en público o en las redes sociales, etc.

También puede ser físico. Para compensar las diferencias en la fuerza, las parejas violentas pueden intentar atacar mientras duerme, por sorpresa, o con armas y otros objetos. También pueden abusar de sus hijos o mascotas. (Ver artículo: Matrimonio sin Amor).

Violencia Familiar

¿Los síntomas de Violencia Familiar es diferente para la comunidad LGBTQ?; tampoco, pues hay mucho en común, pero el abuso también puede estar dirigirse a la inclinación sexual o la identidad de género. El abusador puede:

  • Inventar excusas para el abuso, como si fueran hombres o quisieran que sucediera.
  • Decirle que la policía u otras personas no ayudarán, debido a su género u orientación.
  • Amenaza con decir que no es realmente como se identifica la persona.
  • Amenaza con salir con familiares, amigos y otros.

Tal como se ha expuesto, se evidencia que algunos o muchos de síntomas de Violencia Familiar o doméstica, no siempre conlleva a marcas físicas, pues estas pueden ser fáciles de identificar. Pero otros síntomas pueden ser cosas que puede explicar fácilmente o pasar por alto, por ejemplo, decirle a un amigo que no participe en una actividad que alguna vez disfrutaron juntos como resultado de una simple pérdida de interés.

La Violencia Familiar, afecta a cada persona de forma distinta, pero afecta a todos, tanto física como psicológica. A menudo es un conjunto de síntomas relacionados de abuso familiar, lo que avisa a alguien de que una persona está en riesgo. En tal sentido se debe reiterar, que la Violencia Familiar, puede ocurrirle a cualquier familia indistintamente de su estado social, educativo o financiero.

Violencia Familiar

Ciertamente, las alertas o banderas rojas no siempre son una prueba de que una persona está siendo maltratado de alguna manera, vale la pena saberlo. Muchos de los que son víctimas de Violencia Familiar, pueden tratar de encubrir lo que les está ocurriendo por una variedad de razones, y no hace falta decir que estas personas podrían beneficiarse de la ayuda.

Causas de la Violencia Familiar

Por lo general, la Violencia Familiar, está asociada al abuso del alcohol y/0 las drogas; también se relaciona con trastornos de la personalidad, en cuyo caso, muestran características que implican la necesidad de lograr el cumplimiento o el control sobre los demás. En todo caso, la Violencia Familiar o doméstica y el abuso, constituyen un problema muy serio, tanto para las víctimas y los propios abusadores.

Tal apreciación obedece, a las proyecciones estadísticas que parecen indicar algún vínculo entre el consumo indiscriminado de alcohol/drogas y la Violencia Familiar, expertos consideran que son dos temas separados. El abuso doméstico no se trata tanto de una “pérdida de control” como de un control total.

No obstante, muchos agresores no se ven a sí mismos como perpetradores, sino como víctimas. Este razonamiento es común entre los golpeadores violentos. La mayoría entra en programas de tratamiento fuertemente blindados con elaborados sistemas de negación diseñados para justificar o excusar sus acciones. (Ver artículo: Matrimonio Tóxico).

Una de las causas, parecen apuntar que la Violencia Familiar se refiere al control. Existen diversas teorías sobre qué hace que las personas violentas utilicen el abuso como arma con las personas más cercanas a ellos. Un punto de vista es que estos son criminales endurecidos, que cometen sus crímenes de manera consciente y calculada para lograr el dominio al que creen que tienen derecho, sobre todo los hombres.

En tanto, otros creen que el abuso o la Violencia Familiar, es causada debido a las profundas cicatrices psicológicas y de desarrollo, que no son específicas de género. Los expertos han llegado a un acuerdo sobre varias características comunes entre los maltratadores: son controladores, manipuladores, a menudo se ven a sí mismos como víctimas y creen que los hombres tienen un derecho preestablecido de estar a cargo de todos los aspectos de una relación.

Violencia Familiar

Un estudio encontró que, en muchos casos, los hechos de Violencia Familiar son conductas de retención de pareja, es decir, las acciones tomadas por una pareja para tratar de preservar y mantener su vínculo con la otra.

De acuerdo a estudios más recientes, se concluye que la gran mayoría de los perpetradores de la Violencia Familiar,  son hombres. Y la gran mayoría de las víctimas son mujeres. Los hombres no experimentan violencia en los niveles de pandemia, ni como resultado de la desigualdad de género. Los hombres experimentan en gran medida la violencia a manos de otros hombres, y muy probablemente en un lugar público.

Las personas expuestas a un trauma como resultado de la Violencia Familiar, llevan sobre si, muchas emociones, como la vergüenza, miedo, ira, sentirse sucio, culpable y que todo el mundo sabe. La mayoría tendrá problemas para dormir y concentrarse. Impacta en la capacidad de las mujeres para participar en el trabajo. Muchas solo quieren esconderse y nunca hablarán de lo que sucedió.

Pero, ¿por qué algunos hombres eligen ser violentos con su familia? ¿Y por qué se está viendo violencia familiar en proporciones tan epidémicas en distintos países? Al respecto se sabe que, independientemente de dónde se lleve a cabo la Violencia Familiar, o la forma de violencia, en el núcleo de toda violencia contra las mujeres está la desigualdad entre hombres y mujeres. Por tanto, la violencia contra las mujeres, incluida la Violencia Familiar, tiene tres causas claves:

Violencia Familiar

  •  La distribución desigual del poder y los recursos entre hombres y mujeres: desigualdad de género.
  • La adhesión a roles e identidades de género rígidamente definidos.
  • Actitudes y culturas que justifican la violencia o la desigualdad entre ambos sexos.

A tales fines se refiere el caso de Australia, donde se realizó una consulta sobre la Violencia Familiar o contra la mujer, que reveló algunos datos de actitudes perturbadoras en ese país:

  • El 17% de los australianos, piensa que la Violencia Familiar o doméstica, es un asunto privado, que debe manejarse en el hogar.
  • Más del 20% de los australianos, creen que la Violencia Familiar o doméstica, puede ser justificada si el atacante no puede controlar la ira o lo lamenta.
  • El 16% de los australianos, cree que las mujeres a menudo dicen “no” cuando quieren decir “sí”.
  • También 1 de cada 5 personas consultada, cree que si una mujer es violada mientras está ebria o afectada por las drogas, es parcialmente responsable.

Estos resultados revelan de forma inequívoca, que se deben tomar acciones y trabajar mucho más para cambiar las actitudes, a los fines de eliminar actos violentos en contra de las mujeres en las comunidades.

 Violencia Familiar

Consecuencias 

Uno de los efectos inmediatos de la Violencia Familiar, es el daño físico que puede llevar un acto de violencia y agresión, pero también hay consecuencias psicológicas a la víctima. La Violencia Familiar puede ser transgeneracional de una a otra: algunos niños que experimentan violencia familiar, es probable que se conviertan en jóvenes violentos debido a un comportamiento aprendido, y al sentimiento de que su mundo necesita ser controlado.

La Violencia Familiar puede afectar en bienestar físico y mental de las víctimas involucradas, y llevar a problemas sociales y comunitarios, incluyendo falta de vivienda. Dentro de las consecuencias están las asociadas a la salud, tanto física como mental, al igual que las sociales, pueden incluir:

  • Lesiones corporales, como cortes, rasguños y moretones, fracturas, etc.
  • Pérdida de la audición.
  • Pérdida de la visión.
  • Aborto involuntario o entrega temprana.
  • Enfermedades de transmisión sexual.
  • Heridas, de armas blancas, como cuchillos y de fuego, como balas.
  • Homicidio.

En tanto, las consecuencias que se dan a más largo plazo de la Violencia Familiar en la salud, terminan afectando al organismo y pueden incluir:

  • Trastornos gastrointestinales asociados al estrés.
  • Dolores de cabeza y de espalda.
    Desmayos.
  • Convulsiones.
  • Problemas ginecológicos.
  • Ansiedad.
  • Depresión.
  • Trastornos de la alimentación.
  • Trastorno de estrés postraumático.
  • Trastornos del sueño.
  • Abuso de alcohol y sustancias nocivas.
  • Suicidio.

En cuanto a las consecuencias de la Violencia Familiar y la amenaza en el hogar, crean temor y pueden destruir los entornos familiares y llevar a la ruptura de las familias, al igual que la convivencia comunitaria, principalmente en cuanto:

  • Movimientos frecuentes para evitar al abusador.
  • Conflicto familiar regular.
  • Protección de menores o involucramiento policial.
  • Efectos en la comunidad.
  • Niños que crecen sin aprender sobre relaciones positivas y respetuosas.
  • Abusadores que van a prisión.
  • Mayores tasas de consumo de alcohol y otras drogas, y problemas de salud mental.

Violencia Familiar

Como se evidencia, las consecuencias son nefastas, ya que algunas víctimas de Violencia Familiar, son asesinadas o mueren como resultado de sus heridas. Socialmente, la violencia familiar debilita la estructura de la familia y la comunidad. Las víctimas de violencia familiar pueden tener dificultades para ir a la escuela, o conseguir un trabajo, o pueden recurrir a la delincuencia, el alcohol u otras drogas.

Otro punto, es el abuso infantil, también tipificado como Violencia Familiar. Se sabe que los niños que viven en un hogar donde hay violencia, tienen un riesgo significativamente mayor de ser víctimas de abuso físico, sexual y psicológica, dentro de las consecuencias más comunes, están:

  • Incapacidad para concentrarse o participar adecuadamente en actividades de aprendizaje o juego.
  • Retraerse, no es comunicativo, se aísla con frecuencia.
  • Le resulta difícil formar archivos adjuntos, y mantener buenas relaciones con los adultos y otros niños.
  • Dificultad para dormir, o para establecerse.
  • Mostrar comportamientos perturbadores, como rabietas, acoso escolar, agresión, etc.
  • Miedos excesivos, timidez.
  • Infelicidad, preocupaciones, ansiedad.
  • Exigir atención excesiva.
  • Desatención física o emocional.
  • Es incapaz confiar en otras personas, sobre todo, adultos.
  • Daño físico, emocional, psicológico.

Violencia Familiar

La Violencia Familiar o doméstica, es un hecho grave, hay estudios que muestran que 1 de cada 3 mujeres experimenta violencia corporal o sexual, o ambas, causada por alguien conocido por ellas. Afecta a mujeres, niños, la familia y la comunidad. Y tiene grandes consecuencias personales, sociales y económicos.

Tipos de Violencia Familiar

Cuando la gente piensa en la Violencia Familiar o doméstica, generalmente piensa en términos de agresión física que resulta en lesiones visibles para la víctima. Este es solo un tipo de abuso y existen varias categorías o tipos de comportamiento abusivo, cada una de las cuales tiene sus propias consecuencias devastadoras.

La letalidad de la Violencia Familiar relacionada con el abuso físico puede poner a la víctima en mayor riesgo, pero la destrucción a largo plazo de la personalidad que acompaña a las otras formas de abuso es significativa, y no se puede minimizar. Los tipos de Violencia Familiar debidamente tipificados, son:

Control: asociado al control del desenvolvimiento, como la forma en que el abusador puede mantener el dominio sobre la víctima. El comportamiento de control, la creencia de que están justificados en el comportamiento de control y el abuso resultante es el tema central de la violencia doméstica. A menudo es sutil, casi siempre insidioso y generalizado. Esto puede incluir, pero no se limita a:

  • Comprobación del kilometraje después de su uso del automóvil.
  • Monitoreo de llamadas telefónicas, usando identificador de llamadas u otros dispositivos de monitoreo de números, no permitiendo que la víctima haga o reciba llamadas telefónicas.
  • No permitiendo su libertad de elección en cuanto a estilos de ropa o peinado. Esto puede incluir obligar a la víctima a vestirse de una manera específica, de manera más seductora o más conservadora de lo que son cómodos.
  • Llamando o volviendo a casa inesperadamente para controlarlos. Esto puede comenzar inicialmente como lo que parece ser un gesto amoroso, pero se convierte en un signo de celos o posesividad.
  • Invadiendo su privacidad, no permitiendo tiempo y espacio propio.
  • Forzar o alentar la dependencia al hacer que la víctima crea que es incapaz de sobrevivir o realizar tareas simples sin el abusador o por su cuenta.
  • Usar a los niños para controlar al padre o la madre víctima, utilizando a los niños como espías, amenazar con asesinar, herir o secuestrar a los niños, abuso físico y/o sexual de los niños, y amenazas de llamar al Departamento de Seguridad Infantil, si la madre abandona la relación.

Violencia Familiar

Abuso físico: concebido como cualquier comportamiento físicamente agresivo, la retención de necesidades físicas, el comportamiento indirectamente dañino, o la amenaza de abuso físico. Esto puede incluir, pero no se limita a:

  • Golpizas, puntapiés, mordeduras, cachetadas, estrujar, empujar, jalar, ahogar, rascar, pellizcar, halar el pelo, apuñalar, disparar, ahogar, quemar, golpear con objetos, amenazar con armas o amenazar con asalto físico.
  • Retención de necesidades físicas, incluida la interrupción del sueño o las comidas, la denegación de dinero, alimentos, transporte o ayuda en caso de enfermedad o lesión, encerrando a la víctima dentro o fuera de la casa, negándose a dar o racionando necesidades.
  • Abusar, herir o amenazar con hacerlo a otros, como niños, mascotas o propiedades especiales.
  • Restricción física forzada contra su voluntad, quedar atrapado en una habitación o tener la salida bloqueada, mantenerse presionado.
  • El abusador golpea o patea paredes, puertas u otros objetos inanimados durante una discusión, arroja cosas enojado, destruye bienes.
  • Mantiene a la víctima como rehén.

Abuso sexual: es usar el sexo de manera explotadora, o forzar el sexo con otra persona. Consentir la actividad sexual en el pasado, no indica la aceptación actual. El abuso sexual puede involucrar tanto comportamiento verbal como físico. Esto puede incluir:

Violencia Familiar

  • Usar la fuerza, la coerción, la culpa o la manipulación, o no considerar el deseo de la víctima de tener relaciones sexuales. Puede incluir hacer que la víctima tenga relaciones sexuales con otras personas, tener experiencias sexuales no deseadas o involucrarse involuntariamente en la prostitución.
  • Explotar a una víctima que no puede tomar una decisión informada sobre la participación en la actividad sexual debido a estar dormido, intoxicado, drogado, discapacitado, demasiado joven, demasiado mayor, dependiente o temeroso del agresor.
  • Reírse o burlarse de la sexualidad o el cuerpo de otra persona, hacer declaraciones ofensivas, insultos en relación con las preferencias/comportamientos sexuales de la víctima.
  • Hacer contacto con la víctima de cualquier manera no consensuada, incluida la penetración no deseada (oral, anal o vaginal) o tocar (acariciar, besar, lamer, chupar o usar objetos) en cualquier parte del cuerpo de la víctima.
  • Exhibir celos excesivos que resultan en acusaciones falsas de infidelidad y conductas de control para limitar el contacto de la víctima con el mundo exterior.
  • Tener relaciones con otras personas y usar esa información para provocar a la víctima.
  • Retener el sexo de la víctima como mecanismo de control.

 Violencia Familiar

Abuso emocional e intimidación: es cualquier comportamiento que explote la vulnerabilidad, la inseguridad o el carácter de otra persona. Tales comportamientos incluyen la degradación continua, la intimidación, la manipulación, el lavado de cerebro o el control de otro, en detrimento del individuo. Esto puede incluir:

  • Insultar o criticar, para socavar la confianza  de la víctima. Esto incluye la humillación pública, así como el rechazo real o amenazado.
  • Amenazar o acosar, directa o indirectamente, con la intención de causar daño, o pérdida emocional o física. Por ejemplo, amenazar con matar a la víctima, o a ellos mismos, o a ambos.
  • El uso de declaraciones o conductas que distorsionan la realidad, y que crean confusión e inseguridad en la víctima, como decir una cosa y hacer otra, declarar hechos falsos como verdad, y descuidando seguir las intenciones declaradas.
  • Esto puede incluir negar que ocurrió el abuso, y/o decirle a la víctima que están inventando el abuso. También puede incluir comportamientos de locos, como esconder las llaves de la víctima y reprenderá por perderlas.
  • Constantemente ignorar, o descuidar las peticiones y necesidades de la víctima.
  • Usar acciones, declaraciones o gestos, que ataquen la autoestima de la víctima, con la intención de humillar.
  • Decir a la víctima que es mentalmente inestable o incompetente.
  • Obligar a la víctima a tomar drogas o alcohol.
  • No permitir que la víctima practique sus creencias religiosas, aislarla de la comunidad religiosa, o usar la religión como excusa para el abuso.
  • Usar cualquier forma de coerción o manipulación que desestime a la víctima.

Violencia Familiar

Aislamiento:también es una forma de abuso, a menudo se relaciona estrechamente con la conducta de control. No es un comportamiento aislado, sino el resultado de muchos tipos de comportamientos abusivos. Al impedir que la víctima vea quién quiere ver, hacer lo que quiere hacer, establecer y cumplir objetivos, y controlar cómo la víctima piensa y siente, el perpetrador está aislando a la víctima de los recursos, tanto personales como públicos, que pueden ayudar.

Estos abandonan la relación. Al mantener a la víctima socialmente aislada, el agresor está impidiendo que la víctima entre en contacto con el mundo, lo que podría no reforzar las percepciones y creencias del perpetrador. El aislamiento a menudo comienza como una expresión de su amor por la víctima con afirmaciones como, “si realmente me quisieras, querrías pasar tiempo conmigo, no con tu familia”.

A medida que avanza, el aislamiento se expande, limitando o excluyendo su contacto con cualquier persona que no sea el agresor. Finalmente, la víctima queda totalmente sola y sin los recursos internos y externos para cambiar su vida.

Algunas víctimas se aíslan de los recursos y sistemas de apoyo existentes debido a la vergüenza de moretones u otras lesiones, el comportamiento del autor en público o el trato que el perpetrador da a sus amigos o familiares.

Abuso verbal: puede ser la coerción, amenazas y culpa: el abuso verbal es cualquier lenguaje abusivo utilizado para denigrar, avergonzar o amenazar a la víctima. Esto puede incluir, pero no se limita a:

  • Amenazar con herir o matar a la víctima o sus hijos, familiares, mascotas, propiedad o reputación.
  • Nombre de la llamada: feo, zorra, estúpida(o).
  • Decirle a la víctima que son desagradables o indeseables.
  • Gritar, gritar, arrasar, aterrorizar o negarse a hablar.

Usando el privilegio masculino: en tanto se acepte como cultura, el principio y el privilegio del dominio masculino, los hombres continuarán siendo abusivos. Mientras se tenga como cultura, se acepta y tolera la violencia contra las mujeres, y estos continuarán siendo abusivos:

  • La objetivación de las mujeres y la creencia de que las mujeres existen para la “satisfacción de las necesidades personales, sexuales, emocionales y físicas de los hombres”.
  • Un derecho a la autoridad masculina, con el derecho y la obligación de controlar, coaccionar y/o castigar su independencia.
  • Que el uso de la fuerza física es aceptable, apropiado y efectivo.
  • Apoyo societario a su dominio, comportamiento controlador y agresivo. Al no intervenir agresivamente contra el abuso, la cultura condona la violencia.

Violencia Familiar

Abuso económico: también es una forma de controlar a la víctima, a través de la manipulación de los recursos económicos. Esto puede incluir:

  • Controlar los ingresos familiares, y no permitir que la víctima acceda al dinero o limitar rígidamente su acceso a los fondos familiares. Esto también puede incluir guardar secretos financieros o cuentas ocultas, poner a la víctima en un subsidio o no permitirle a la víctima que diga cómo se gasta el dinero, o hacer que le entreguen su cheque de pago al perpetrador.
  • Lograr que la víctima pierda el trabajo o evitar que acepte un trabajo. Que pierda su trabajo si llega tarde, se niega a proporcionar transporte al trabajo o al llamar/acosar/llamar al trabajo.
  • Gastar dinero para necesidades de comida, alquiler, servicios públicos en artículos no esenciales.

Violencia psicológica

La violencia psicológica tiene lugar cuando hay señales  que intimidan, que amenazan de daño y aislamiento. Los ejemplos incluyen inculcar el miedo en una pareja íntima a través de conductas amenazadoras, como dañar la propiedad o abusar de las mascotas, supervisar constantemente o controlar qué hace la víctima, y con quién habla.

Además, el abuso espiritual puede incluirse como un tipo de abuso psicológico, pues implica el uso indebido de creencias espirituales o religiosas para manipular o ejercer poder y control sobre una pareja íntima. Por ejemplo, el uso de las Escrituras para justificar el abuso o la crianza de los niños en una fe o práctica religiosa que la pareja no ha aceptado.

Otro tipo de violencia psicológica, es el control de las personas en las relaciones y la teoría de que el miedo, la obligación y la culpa son las dinámicas transaccionales en juego entre la víctima y la persona que agrede o controla.

Entender estas dinámicas resulta útil para cualquiera que intente liberarse del comportamiento controlador de otra persona, y lidiar con sus propias compulsiones de hacer cosas que son incómodas, indeseables, gravosas o auto sacrificadas para los demás. Dentro de la Violencia Familiar, la manipulación psicológica es un arma efectiva para el agresor, pues se valen de:

  • El refuerzo positivo, que incluye elogios, encanto superficial, simpatía superficial, lágrimas, disculpas excesivas, dinero, aprobación, regalos, atención, expresiones faciales como una risa o una sonrisa forzada y reconocimiento público.
  • En tanto, el refuerzo negativo, implica eliminar una situación negativa como la recompensa, por ejemplo, “No tendrás que hacer tu tarea si me permites que te haga esto”. También está el refuerzo parcial: crean un clima efectivo de temor y duda.
  • El refuerzo positivo parcial o intermitente puede alentar a la víctima a persistir.
  • Por otro lado, está el castigo, que incluye el regaño, los gritos, el tratamiento silencioso, la intimidación, las amenazas, los insultos, el chantaje emocional, el viaje de culpabilidad, el mal humor, el llanto y la víctima.
  • Luego está el  aprendizaje traumático de un solo ensayo, incluye el abuso verbal, ira explosiva u otro comportamiento intimidante para establecer el dominio o la superioridad; incluso un incidente de tal comportamiento puede condicionar o entrenar a las víctimas para evitar trastornar, confrontar o contradecir al manipulador.

Violencia Familiar

Los manipuladores pueden tener estas características:

  • Una fuerte necesidad de alcanzar sentimientos de poder y superioridad en las relaciones con los demás.
  • Un deseo y una necesidad de sentirse en control.
  • Un deseo de obtener una sensación de poder sobre los demás, para elevar su percepción de la autoestima

Casos de Violencia Familiar

Como se ha venido refiriendo a lo largo de este Post, la Violencia Familiar, también llamada doméstica, se percibe como el acto de violencia contra una persona que vive en el hogar, especialmente de un miembro inmediato de la familia. Las víctimas que hablan abiertamente son estigmatizadas por ventilar su “ropa sucia” en público.

Es un tema bastante delicado y complejo, pero que es una realidad en muchos países del mundo, lo que ha llevado a poner atención legalmente a la Violencia Familiar. Casos hay muchos y variados, sobre todo en Australia; África, Estados Unidos, Europa, entre muchos otros.

La Violencia Familiar, en espacial contra las mujeres, ha sido considerada como un problema de salud pública muy grave. Pero probablemente pocos problemas de salud pública comparten esta característica de la violencia contra las mujeres: una condición que afecta alrededor del 25% de la población, pero solo a unos pocos de los afectados, entre el 2,5% y el 15%, según informes que señalan que están sufriendo de esa condición.

De acuerdo a un sondeo de opinión, muestra que el 46% de los ciudadanos de la Unión Europea creen que la conducta del provocador de las mujeres, es una causa de violencia doméstica contra ellas, lo que indica una alta prevalencia de actos violentos son culpa de estas.

Visto de este modo la propia mujer es responsable de su propia victimización, por lo que reduce significativamente las posibilidades de recibir ayuda. Estas actitudes también ayudan a mantener un clima de tolerancia social para la violencia de la pareja.

También está la mujer africana, que ha sido socializada para mantenerla en un matrimonio. Esta es la razón por la que muchos optan por permanecer en relaciones abusivas. También la Violencia Familiar ocurre entre dos personas que realmente se aman y se cuidan entre sí, lo que conduce al círculo vicioso en el que se produce una discusión y se extiende desde el abuso verbal, y emocional hasta el abuso físico.

Seguidamente se exponen algunos casos escalofriantes, sobre la cumbre de la Violencia Familiar en las distintas sociedades, como Kenia, Estados Unidos, Australia, Europa, América Latina entre otros.

Violencia Familiar

  • Un hombre apuñaló a su novia matándola mientras discutían. El hombre la asesinó luego de una pelea. En este caso el hombre afirmó que su novia había adquirido un “patrocinador” que la mimaba con regalos. La novia lo negó y se desató una pelea, y fue entonces cuando la apuñaló varias veces. Luego este intento de suicidarse, pero sus colegas lo llevaron al hospital.
  • Otra mujer de 29 años, fue admitida en el Hospital Nacional Kenyatta, luego de ser incendiada por su marido en su hogar matrimonial. El marido estaba separado de su hermana y llamó al hermano con instrucciones de ir a buscar el uniforme escolar de su hijo a la guardería. Pero cuando llegó a casa, el hombre vertió gasolina y la quemó.
  • Otra mujer de 24 años, murió de forma horrible, ya que fue atacada, violada y bañada con ácido, con 75 por ciento de quemaduras. Según vecinos, esta fue agredida por su esposo, que estaba en compañía de otros hombres. Su familia alegó que el esposo estaba molesto  luego de que ella optó por terminar su matrimonio, y se negó a volver a estar juntos.
  • Otro mujer fue trasladada de urgencia al hospital con heridas graves luego de que su esposo le cortara la mano porque se quedaba en un funeral. La mujer de 50 años y madre de nueve hijos, fue asesinada por su esposo, con heridas en la cara, y luego le lanzó una lanza mientras intentaba huir.
  • Un hombre atacó a su esposa, de 31 años de edad, y asesinó a su hijo de 4 meses de edad, durante una pelea. Luego cerró la casa en la que residían, y la prendió fuego.

Violencia Familiar

Hay más mujeres viviendo en una relación íntima caracterizada por la violencia, que las personas desnutridas en todo el mundo, 980 millones, casi mil millones de mujeres, según datos del Banco Mundial.

  • En Australia, hay 1,2 millones de mujeres en la actualidad que viven en una relación de pareja íntima caracterizada por la violencia. Eso es suficiente para llenar el estadio casi 12 veces.
  • Más de una mujer es asesinada cada semana en Australia por una pareja actual o anterior, más de 75 mujeres por año. 6 mujeres en Australia fueron asesinadas solo en los primeros 17 días del 2015.
  • Tres cuartas partes de los homicidios de mujeres en Australia son el resultado de Violencia Familiar o doméstica.
  • Muchas más mujeres están gravemente heridas, y para algunas, las lesiones son permanentes. De hecho, en Australia en su conjunto, la violencia de la pareja es el principal contribuyente de la discapacidad, y la enfermedad en mujeres de 15 a 44 años. Es responsable de una mayor carga de la enfermedad en las mujeres que muchos otros factores de riesgo conocidos, como fumar o la obesidad.
  • Uno de cada cuatro niños en Australia, ha sido testigo de violencia contra su madre o su madrastra.

Es un error pensar que la Violencia Familiar, contra las mujeres y los niños, ocurre solo en áreas de desventaja social y económica. No es así, la violencia familiar tiene lugar, a puertas cerradas, en todos los suburbios y regiones intermedias de cada país.

Violencia Familiar

Como el caso de Kristy, que vivía cada día con miedo. Durante casi 4 años, este temor significó que no pudo decirle a nadie, incluidos sus familiares cercanos, amigos y compañeros de trabajo, lo que le estaba sucediendo. Ella trabajó duro para ocultar su situación. Hizo todo lo que pudo para evitar la ira de una pareja cada vez más volátil y violenta, en una situación que no estaba en condiciones de controlar.

Ella buscó ayuda por primera vez una noche después de soportar varias horas de violencia, incluida la violencia sexual a manos de su esposo, y se dio cuenta de que ella y su hija iban a morir si se quedaba, así que a pesar de su temor, tomó la valiente decisión de irse y buscar ayuda del sistema de justicia.

La violencia de los hombres contra las mujeres es una emergencia mundial y nacional. Ocurre en proporciones epidémicas y, sin embargo, existe una falta de interés y urgencia alarmantes para prevenir y abordar esta emergencia.

Como se dijo al inicio, es un tema bastante complejo y difícil de abordar, pues las víctimas no suelen hablar al respecto, y cuando sala a luz pública, ya es tarde. Por ello se requiere sacar de la sombra a la Violencia Familiar, en todas sus formas, reconocerla y tratarla por lo que es, tanto un crimen como una violación de los derechos humanos.

Violencia Familiar

Se sabe que la Violencia Familiar incluye la violencia física, sexual, emocional, psicológica, financiera y espiritual, todas ellas destinadas a controlar, dominar, herir, humillar y degradar. Pero se tiene que escuchar sobre todo acerca de la violencia física, de la violencia familiar, y especialmente, cuando esto resulta en lesiones graves o muerte.

Las mujeres que son víctima de Violencia Familiar, invariablemente experimentan agresión sexual como parte del continuo de violencia. Muchas mujeres también hablan del impacto duradero del abuso emocional: “’dame un ojo morado cualquier día”. Son las palabras que duelen, son las palabras que permanecen con la víctima para siempre.

Tratamiento

El tratamiento de la Violencia Familiar, al igual que para la adicción, incorpora una variedad de terapias especializadas, junto con la desintoxicación médica en caso de ser necesario; así como el asesoramiento psicológico en profundidad. El proceso comienza con una evaluación psicosocial exhaustiva para familiarizar al profesional clínico con el historial de cada paciente. El tratamiento dependerá de si el paciente es víctima o autor de la violencia doméstica.

Violencia Familiar

Tratamiento para las víctimas: además de tratar sus problemas inmediatos de dependencia, se trabaja para potenciar las terapias acordes a cada paciente de Violencia Familiar, a través de una amplia gama de terapias de alivio de traumas, que incluyen Desensibilización y Reprocesamiento, terapia de psicodrama, asesoramiento grupal, legal y atención familiar, es decir  terapia de origen.

Las víctimas de Violencia Familiar a menudo carecen de la confianza y la independencia para abandonar su situación de abuso. El objetivo principal los programa asistidos, es ayudarlos a desarrollar la fuerza y ​​el coraje para vivir una vida independiente, libre, de autocontrol, también el los casos de alcohol o drogas.

Tratamiento para Agresores: cuando se habla de Violencia Familiar, es importante señalar, que los abusadores actuales suelen ser víctimas pasadas. Por esta razón, es fundamental que reciban tratamiento para ayudarlos a sobrellevar su abuso anterior antes de que pueda comenzar cualquier trabajo real.

Violencia Familiar

Por tanto, una vez que puedan enfrentar con éxito y racionalmente su pasado abusivo, generalmente a través de una serie de terapias de trauma, reciben tratamiento por sus problemas actuales de enojo, y también por el abuso de sustancias.

La evaluación inicial del paciente es crucial para obtener una comprensión honesta y completa de la historia de ambos casos: las víctimas y el victimario. Muy a menudo, la vergüenza evitan que los pacientes cuenten la historia completa sobre su pasado abusivo. Para ello se crea una atmósfera sin prejuicios, con enfoques para aprovechar el pasado disfuncional de un paciente para mejorar su futuro.

La Violencia Familiar y el abuso de sustancias tóxicas, casi siempre están vinculadas en más de un sentido. No existe una fórmula para sanar a los pacientes a superar este problema. Los esfuerzos deben enfocarse en brindar un tratamiento individualizado a los pacientes (víctimas y victimarios), para ayudarlos a sanar y reconstruir sus vidas.

Violencia Familiar

Prevención de la Violencia Familiar

La medida principal de la Violencia Familiar, sin duda es prevenir dicha violencia, justo antes de que comience. ¿Cómo?, a través del cambio social y cultural en toda la comunidad; la intervención temprana, para evitar que la violencia familiar se repita o se intensifique y responder a la crisis, con información y servicios que brindan alojamiento, apoyo, asesoramiento y defensa moral, psicológica y legal.

Prevención primaria: la prevención primaria es una acción para impedir que suceda la Violencia Familiar en primer lugar. Está dirigido a la comunidad en su conjunto, y también a grupos particulares dentro de la comunidad. Para prevenir la Violencia Familiar, se debe cambiar las actitudes y condiciones sociales que permitan que esto suceda. Eso significa que se necesita:

  • Diseñar estrategias para cambiar las actitudes dañinas hacia las mujeres, promover la igualdad de género, y fomentar relaciones respetuosas.
  • Desafiar la condonación de la violencia contra las mujeres.
  • Utilizar una variedad de enfoques complementarios.
  • Hacer una inversión a largo plazo: el cambio cultural lleva décadas.

Intervención temprana: es la acción de identificar y apoyar a las personas que sufren Violencia Familiar, con el objetivo de evitar que los signos tempranos de violencia se intensifiquen, evitar una recurrencia de la violencia o reducir los daños a largo plazo. Dondequiera que los afectados por la violencia familiar entren en contacto con personas que podrían ayudarlos. Tales como:

  • Entornos de atención médica, como médicos de cabecera, enfermeras de salud maternoinfantil, centros de salud comunitarios y hospitales.
  • Escuelas y entornos preescolares, incluyendo cuidado de niños.
  • Servicios familiares, vivienda, empleo, salud mental y servicios de drogas y alcohol.
  • Grupos comunitarios locales, como los clubes deportivos.
  • El personal de los hospitales, los trabajadores de la salud, los maestros, los peluqueros, los trabajadores de la primera infancia, los veterinarios, los familiares, los vecinos y los transeúntes pueden recibir capacitación para reconocer los signos de Violencia Familiar ,y ofrecer asistencia de manera sensible y de apoyo.

Respuesta a la crisis: cuando una mujer y sus hijos necesitan apoyo para mantenerse a salvo de alguien que usa la Violencia Familiar contra ellos. Esto puede ser cuando la mujer todavía está en la relación, planea irse o cuando ya se ha ido.  Es importante, debido a los riesgos para las víctimas de Violencia Familiar son altos y pueden ser fatales.

Violencia Familiar

En primer lugar, una respuesta a la crisis es importante, porque previene daños y salva vidas. Además, con el apoyo pertinente, las mujeres y los niños pueden recuperarse y prosperar después de la violencia familiar.

Ley de Violencia Familiar

Todos los países tienen Leyes Especiales dirigidas a proteger a las víctimas de Violencia Familiar o doméstica. Se incluyen en estas, las Carta o Postulado Universal sobre los Derechos Humanos; las Constituciones, Leyes Federales y Estatales entre otras herramientas de carácter legal o sublegal; todas ellas amparan a los miembros de las familias en condiciones más vulnerables.

Las víctima de la Violencia Familiar, pueden buscar ayuda en tribunales civiles y penales. Por ejemplo, las víctimas pueden ayudar a la policía a construir un caso penal contra su abusador y al mismo tiempo, presentar una demanda civil por agresión. A nivel federal, la Ley de Violencia contra la Mujer, ofrece recursos adicionales para las víctimas de Violencia Familiar o  doméstica.

La subsección de las Leyes de Violencia Doméstica, incluyen enlaces específicos de cada estado, estos poseen las leyes de Violencia Familiar o doméstica, donde las víctimas podrán conseguir información relacionada y formularios; una descripción general de la Ley Especial de violencia contra la mujer; información sobre el acoso criminal; y más información relacionada y formularios para cada caso.

Así entonces, cada Estado o País, sea miembro o no de la Carta Universal sobre Los Derechos Humanos, posee instrumentos legales para garantizar la protección y salvaguarda de la mujer, los niños, los ancianos, y en general, la familia, tales como:

  • Carta Universal de los Derechos Humanos.
  • Tratados Universales sobre los Derechos Humanos.
  • Constituciones Nacionales de cada país.
  • Leyes Orgánicas Penales.
  • Leyes y Reglamentos de índole Penal.
  • Ley contra la Violencia Familiar y derecho de la familia.
  • Leyes de Violencia contra la Mujer.
  • Ley contra la Violencia Familiar y Resolución de disputas familiares.
  • Leyes Especiales de Protección a los Niños y Adolescentes.
  • Leyes y Reglamentos especiales de protección a la familia.

Violencia Familiar y Adicciones

La Violencia Familiar o doméstica, es un problema masivo en casi todos los países del mundo, por ejemplo en los Estados Unidos, cuenta con 1.3 millones de mujeres y 835,000 hombres al año, que son víctimas de asalto físico a manos de una persona importante de su familia, casi siempre por la pareja.

Violencia Familiar

Se han estudiado muchos factores que se superponen con los aspectos específicos del abuso por parte de la pareja, y la cuestión de la Violencia Familiar y la adicción es una que se ha analizado con gran detalle. Las personas que sufren de adicción durante años y/o, consumen múltiples sustancias, experimentan más consecuencias negativas por el uso de drogas o el alcohol, como problemas para mantener relaciones familiares, con las finanzas, el empleo y encuentros con el sistema legal.

Ahora bien, los estudios también asocian las adicciones severas con tasas más altas de violencia entre las mujeres adictas. A pesar del estereotipo de los hombres que cometen Violencia Familiar de pareja íntima contra las mujeres, los estudios más recientes muestran que un mayor número de mujeres adictas son violentas contra sus parejas en comparación con los hombres.

Las mujeres también son más susceptibles a desarrollar una adicción crónica, ya que se necesitan cantidades más bajas de una sustancia para hacerlas altas y metabolizan las sustancias a un ritmo más lento. Mientras que las mujeres adictas cometen Violencia Familiar o doméstica, las mujeres en general tienen más probabilidades de ser objeto de violencia por parte de sus parejas.

Violencia Familiar

La Oficina de Estadísticas de Justicia de los Estados Unidos, por ejemplo, muestra que el 85% de las víctimas de Violencia Familiar o doméstica, son mujeres. Las sustancias están involucradas en un 40% a 60% de los incidentes de violencia doméstica.

Lamentablemente, los hijos, los cónyuges, las parejas, incluso, los hermanos adultos o los padres enfrentan la peor parte de la naturaleza violenta de un adicto. El adicto necesita desesperadamente la sensación de estar en control o sentirse poderoso. Si bien la necesidad de control es normal y hay formas saludables de expresar, los adictos tienen problemas de pensamiento.

La mente de un adicto está sintonizada con sus emociones y su lógica de adicción sesgada, por lo que la violencia es el resultado natural de las emociones dominadas y el bajo autocontrol. En esencia, el comportamiento violento de un adicto es un intento de corregir el desequilibrio. Dado que el adicto está mal equipado para lidiar con la vida cotidiana y otros, sus intentos por mejorar las cosas a menudo empeoran las cosas.

Por tal motivo en su afán de luchar contra su situación adictiva, arremeten contra las personas que necesita en su vida como una manera de sentirse mejor sobre el poco control que tiene sobre su propia conducta. La Violencia Familiar es una consecuencia grave de la adicción a las drogas y el alcohol. Los miembros de la familia pueden sentir que es más fácil ignorar la situación porque temen que llamar la atención empeore las cosas.

El vínculo estadístico entre el consumo de alcohol y drogas, y la Violencia Familiar sugiere firmemente que debe haber una relación de causa y efecto en algún lugar. No obstante, los expertos se muestran reacios a decirlo. Por un lado, mientras que los bebedores o adictos son abundantes, a menudo los abusadores, los bebedores o adictos más pesados ​​no lo son. Además, la mayoría de los alcohólicos o adictos, en general no son abusadores.

Por tanto, lo mejor ante esta situación es solicitar ayuda, frente a un miembro de la familia o la pareja con problemas de adicción, debe hacerse todo lo posible para mantenerse a salvo. Con suerte, el ser querido se dará cuenta de que el tratar la condición de adicción, es la única manera de recuperar su vida familiar.

Violencia Familiar

Violencia Familiar y Feminicidio

En muchas ocasiones la Violencia Familiar tiene efectos graves e irreparables para sus víctimas, en este caso específico, a la mujer como principal víctima, pues la agresión física lleva incluso, a la muerte de esta. Por ello, a continuación se mostrarán algunos datos alarmantes sobre casos de feminicidios perpetrados en su mayoría por sus parejas. Tal situación debe prender las alarmas en el mundo para atender de forma más efectiva esta situación:

La Violencia Familiar, muchas veces tiene el riesgo de feminicidio, además del impacto en la salud física y mental de las mujeres y de sus hijos.

En Perú, un país en el que 7 de cada 10 mujeres han sido víctimas de algún tipo de violencia de pareja. En América Latina, Perú es uno de los países con las tasas más altas de violencia contra las mujeres, con la inminente muerte de la mujer. En el Reino Unido, de acuerdo con un informe sobre el feminicidio, tres cuartas partes de las mujeres mueren en manos de los hombres en ese país en 2017, conocían al agresor o eran cercanos a ellas.

El estudio encontró que de 139 asesinatos fueron féminas en manos de hombres en el Reino Unido el año pasado (2018), 105 (76%) conocían a su asesino. De ellas 30, fueron asesinadas por extraños, de las cuales 21 de las 30 murieron en ataques terroristas.

Violencia Familiar

También se encontró, que 64 de las mujeres, o el 46%, recibieron la muerte una persona íntima actual o anterior. Otros 24 (17%) fue un hombre conocido por ellas quien les dio muerte, como un colega, vecino o amigo; mientras que 17 (12%), murieron asesinadas por un miembro de la familia, de los cuales 10 fueron asesinados por su hijo. La relación del perpetrador con la víctima no se pudo establecer en cuatro casos.

En América Latina por su parte, la violencia contra las mujeres y las niñas está generalizada, y se practica con relativa impunidad. Según un informe de noviembre de 2017 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, América Latina tiene la tasa más alta en el mundo de violencia sexual de género contra las mujeres, y en Centroamérica, 2 de cada 3 mujeres asesinadas son víctimas de feminicidio.

En tanto, que la Comisión Económica para América Latina América y el Caribe, encontraron que en promedio 12 mujeres son asesinadas por día en toda la región. La aceptación de la violencia contra las mujeres está vinculada a la cultura del machismo en esos países.

Un informe reciente emitido por Oxfam encuestó a jóvenes de 15 a 25 años de ocho países de América Latina y el Caribe, y encontró que muchos de estos jóvenes toleran la figura del macho, y el 86% de los jóvenes encuestados cree que sus amigos no intervendría si un amigo golpea a su novia.

En este sentido, de acuerdo a datos de la CEPAL (2018), un promedio de 2.795 de féminas fueron sufrieron las consecuencias mortales de la Violencia Familiar, a través del feminicidio en más de 20 países de América Latina y el Caribe en 2017.

En vista de la gravedad de este fenómeno, 18 países latinoamericanos han modificado sus leyes para sancionar este delito, clasificándose como feminicidio, feminicidio o homicidio con agravantes debido al género: Costa Rica (2007); Guatemala (2008); Chile y El Salvador (2010); Argentina, México y Nicaragua (2012); Bolivia, Honduras, Panamá y Perú (2013); República Dominicana, Ecuador y Venezuela (2014); Brasil y Colombia (2015); Paraguay (2016); y Uruguay (2017).

De acuerdo a un informe de las Naciones Unidas emitido en el 2018, más de 50.000 mujeres en todo el mundo recibieron la muerte en manos de sus parejas íntimas o miembros de la familia, una cifra que se traduce en que 1.3 por cada 100.000 féminas, de acuerdo a cifras emitidas en un estudio mundial sobre el asesinato de mujeres y niñas relacionado con el género.

Violencia Familiar

No obstante, todas las formas de violencia que afectan a las mujeres están determinadas, más allá de su sexo o condición de género, por razones económicas, edad, raza, cultura y religión. En este sentido, las políticas públicas para su erradicación deben considerar la diversidad de las mujeres, y las diversas formas en que se manifiesta la violencia contra ellas.

Por último, surge la necesidad de crear acuerdos interinstitucionales que permitan fortalecer el análisis del feminicidio a nivel regional y nacional. Además, se debe trabajar en el fomento de la conciencia y el desarrollo de capacidades entre los funcionarios públicos, especialmente los funcionarios judiciales, para mejorar los registros de feminicidios y proporcionar respuestas que reflejen un enfoque de derechos humanos, y una cultura de igualdad.

Violencia Familiar, Frases

A lo largo de los años, la mujer como protagonista principal de la familia y de la sociedad, ha buscado la forma de salir adelante aun en medio de las adversidades, con una actitud positiva y con valentía. Por ello seguidamente se muestran solo algunas frases o citas inspiradoras, sabias y humorísticas sobre la Violencia Familiar o doméstica, que han sido recopiladas y asumidas por las mujeres durante muchos años, y de diversas fuentes:

Violencia Familiar

  • “Ninguna cantidad de mí tratando de explicarme estaba haciendo ningún bien”.
  • “Ni siquiera sabía qué estaba pasando dentro de mí, así que, ¿cómo podría explicárselo? ”
  • “Si vamos a combatir la discriminación y la injusticia contra las mujeres, debemos comenzar desde el hogar, ya que si una mujer no puede estar segura en su propia casa, entonces no se puede esperar que se sienta segura en cualquier lugar”.
  • “Fue mucho más fácil explicar el velo que responder preguntas sobre las heridas”.
  • “Las mujeres deben estar enojadas por la violencia y el miedo que informan tanto de nuestras vidas. Así deberían ser los hombres “.
  • Cuanto más decidimos no hablar de violencia doméstica, cuanto más evitamos el tema, más perdemos.
  • Al principio, no estaba al tanto de algunas de las cosas que suceden. Ahora, tengo una mayor conciencia de la Violencia Familiar,  y cómo detectarla.
  • Incluso los especialistas en abuso infantil no realizan pruebas rutinarias de violencia doméstica. Esto muestra cuánto más educación debemos hacer, incluso entre los expertos, para comprender los vínculos conocidos entre la violencia del niño y el padre.

Violencia Familiar

  • Nadie cree que la violencia doméstica mata, y nadie cree que sea perjudicial para los niños. Este mundo tiene que despertar. Para mí, si hay violencia doméstica, si los niños la ven o la escuchan, eso es perjudicial. Los agresores no deben tener derechos sobre los niños.
  • Ninguna mujer tiene que ser víctima de abuso físico. Las mujeres deben sentir que no están solas.
  • Es increíblemente peligroso dejar a un abusador, porque el paso final en el patrón de violencia doméstica es: matarla.
  • La Violencia Familiar a largo plazo: ser abusado de esta manera es como ser secuestrado y torturado para obtener un rescate, pero nunca tendrás suficiente para pagar al secuestrador.
(Visited 20 times, 1 visits today)

Deja un comentario